Read Historia de los reyes de Britania Online

Authors: Geoffrey de Monmouth

Tags: #Historico

Historia de los reyes de Britania

 

Escrita por el clérigo galés
Geoffrey de Monmouth
en el siglo XII, la
Historia de los reyes de Britania
conoció desde el primer momento una gran difusión, como atestiguan los numerosos manuscritos que de ella se han conservado. Si bien el propósito del libro es trazar el devenir histórico de los britanos desde Bruto, bisnieto del troyano Eneas, hasta su último rey, Cadvaladro, el mayor de sus hallazgos fue, sin duda, el relieve que concedió al rey Arturo, protagonista de una quinta parte del mismo. Es, en efecto, Geoffrey de Monmouth quien —en palabras de Luis Alberto de Cuenca, traductor y prologuista de la obra— «convirtió a un personaje borroso del folklore británico en un deslumbrante monarca e hizo de una fantasmagórica banda guerrera una corte feudal», dando así origen a uno de los mundos de ficción que más han cautivado la imaginación del hombre occidental.

Geoffrey de Monmouth

Historia de los reyes de Britania

ePUB v1.0

Joselín
08.09.12

Título original:
Historia regum Britanniae

Geoffrey de Monmouth, 1508 (editio princeps).

Traducción: Luis Alberto de Cuenca

Editor original: Joselín (v1.0).

ePub base v2.0

A Álvaro, que se llama también Arturo

Introducción

Galfridus Monemutensis nació c. 1000 en Monmouth (Gales), no lejos de Caerleon-on-Usk, donde tienen lugar las más famosas cortes de la
Historia regum Britanniae
(«Historia de los reyes de Britania»). Su padre se llamaba Arturo, lo que resulta premonitorio. Su sangre era británica, sin duda, pero ignoramos si galesa o bretona. Muchos bretones pasaron a Inglaterra a raíz, de la conquista normanda (1066), y es posible que los ascendientes de Geoffrey se contasen entre ellos y llegaran a Monmouth en el curso del avance normando hacia Gales del Sur. En 1075, la ciudad tenía un señor bretón, Winehoc, y un priorato benedictino con el que acaso nuestro cronista tuviera alguna conexión.

La primera noticia fidedigna que de él conservamos (1129) lo sitúa en Oxford, no en el Gwent, como enseñante y canónigo seglar del colegio de Saint George. Aunque todavía no había sido fundada su famosa universidad, Oxford era, en la primera mitad del siglo XII, una ciudad floreciente en el aspecto cultural. Pues bien, entre 1129, fecha en que Geoffrey figura como testigo en la carta fundacional de Osney Abbey, y 1152, encontramos su firma en seis cédulas diferentes relacionadas con fundaciones religiosas en o cerca de Oxford. En dos de esos documentos firma como magíster, lo que revela su condición docente. El colegio de Saint George fue cedido en 1149 a Osney Abbey. La sexta cédula fue firmada a finales de 1151, pocos meses después de la muerte de Walter, archidiácono de Oxford, preboste del desaparecido colegio y gran amigo de Geoffrey. También formó parte del claustro de Saint George como canónigo Roberto de Chesney, que sería obispo de Lincoln a partir de 1148.

A comienzos de 1151, poco antes de morir Walter, Geoffrey fue nombrado obispo de Saint Asaph, en Gales del Norte. Un año después (febrero de 1152) sería ordenado sacerdote en Westminster y consagrado en Lambeth una semana más tarde por el arzobispo Teobaldo. No parece probable que visitara alguna vez su diócesis, pero no por desidia ni por negligencia culpable, sino porque su cargo era normando y el caudillo galés Owain Gwynedd se hallaba por aquel entonces en guerra contra los normandos, sobre los que había obtenido una resonante victoria en Coleshill (1150). Saint Asaph se encontraba dentro del territorio controlado por Gwynedd.

Las crónicas galesas registran que Geoffrey murió en 1155, probablemente en Oxford (acaso en Londres, pues a fines de 1153 es uno de los obispos que testifican en la carta de Westminster del rey Esteban, que preparaba la venida al trono de Enrique II Plantagenet).

Durante su estancia en Oxford, Geoffrey escribió tres obras, o al menos son sólo tres obras las que han llegado hasta nosotros.

Completó la primera de ellas, unas
Prophetiae Merlini
(«Profecías de Merlín»), antes de 1135. Dichas Prophetiae constituyeron en principio un libro exento, un
Libellus Merlini
, pero muy pronto se incorporaron a la
Historia regum Britanniae
(§106-§118). Geoffrey escribe las
Profecías
a petición de su superior eclesiástico, Alejandro, obispo de Lincoln, a quien dedica cumplidas alabanzas.

Hacia 1136, en todo caso no antes de diciembre de 1135 (muerte de Enrique I Beauclerc) ni después de 1138 ó 1139, completa Geoffrey la más importante de sus obras, la
Historia
regum Britanniae, dedicada —junto con las Profecías a ella incorporadas— a Roberto, duque de Gloucester, hijo natural de Enrique I, y a Calerán, conde de Meulan, hijo de Roberto de Beaumont (en un manuscrito de Berna aparecen como destinatarios del libro el rey Esteban y Roberto de Gloucester; Esteban, yerno de Guillermo el Conquistador, comenzó a reinar en 1138).

La
Vita Merlini
(«Vida de Merlín») es la tercera y última obra de Geoffrey, un poema de 1.529 hexámetros terminado en 1148 o poco después. Va dedicada a Roberto de Chesney, colega de Geoffrey en el colegio oxoniense de Saint George y sucesor de Alejandro en el obispado de Lincoln (1148-1167).

El propósito de Geoffrey al escribir la
Historia regum Britanniae
no es otro que trazar el devenir histórico de los britanos a lo largo de un período de mil novecientos años, desde Bruto, bisnieto del troyano Eneas (siglo XII a. C.), hasta su último rey, Cadvaladro (siglo VII d. C.).

Geoffrey asegura haberse limitado a traducir un libro en lengua británica que le proporcionó su amigo Walter, archidiácono de Oxford. El libro de Walter nunca existió. Geoffrey urdió esa ficción para prestar más autenticidad a su
Historia
. No hubo original galés ni bretón. La
Historia regum Britanniae
tiene fuentes, no fuente única. No es una traducción, sino una composición de elementos hábilmente ensamblados. Sus fuentes son, sobre todo, el
De excidio et conquestu Britanniae
, de Gildas; la
Historia ecclesiastica gentis Anglorum
, de Beda, y la
Historia Britonum
, atribuida a Nenio, pero también las crónicas de sus contemporáneos Guillermo de Malmesbury y Enrique de Huntingdon, diversas comunicaciones orales de Walter y de otros, el mundo clásico latino (Cicerón, Juvenal, Lucano, Apuleyo, Floro, Orosio, Estacio, Virgilio), la tradición bíblica y last, pero no least, las leyendas autóctonas y el folklore céltico. Fundiendo en un mismo crisol tan heterogéneo material, Geoffrey se nos revela como un auténtico profesional de las letras, como un
clericus
en el sentido medieval del término, como un escritor de talento que sabe dotar a su
Historia
de movilidad y de fuerza y que maneja con soltura los resortes del arte de narrar.

¿Cómo cautivó una historia de los britanos a una audiencia anglonormanda? La respuesta es sencilla: grande había de ser el mérito de un pueblo que logró conquistar la tierra que perteneciera a tan ilustres conquistadores. Además, Geoffrey concluye su
Historia
en el siglo VII, esto es, lo suficientemente lejos en el tiempo, cuando los britanos degeneraron en galeses (los reyes de Gales los confía a la pluma de su amigo Caradoc de Llancarfan). La
Historia
es, pues, antisajona, pero pronormanda. Las virtudes que se alaban en sus personajes son las de los barones normandos: eficiencia, largueza, brutalidad, coraje. Los normandos son ahora dueños de un país cuyos caudillos Bruto, Belino y Brenio, y Arturo
[1]
sometieron a Francia, y, por tanto, encuentran en la
Historia
argumentos para defenderse de su condición de vasallos del rey de Francia como duques de Normandía. Además, la figura de Arturo, el mayor héroe de los britanos, presenta una imagen inequívocamente normanda.

Una quinta parte del libro está referida a Arturo, y es esta zona de la
Historia
la que justifica su impresionante éxito desde el siglo XII hasta el XX. Guillermo de Newburgh dirá irónicamente, c. 1198, que Geoffrey escribe guiado por un desordenado amor a la mentira y por el deseo de agradar a los britanos. Bien venido sea el amor a la mentira si viene acompañado de un rey como Arturo.

De Arturo se habló antes de Geoffrey, pero su fama estaba restringida a Gales, Irlanda, Cornualles y Bretaña, a la leyenda y al folklore. Hubo quizá un Arturo histórico que combatió a los invasores sajones c. 500. Los
Annales Cambriae
(siglo X) mencionan la fecha de 537 para la batalla de Camlann (Kamblan en la
Historia regum Britanniae
), «en la que Arturo y Medraut (Mordred) cayeron».

Así, pues, Geoffrey convirtió a un personaje borroso del folklore británico en un deslumbrante monarca. Hizo de una fantasmagórica banda guerrera una corte feudal. La coronación de Arturo en Caerleon el día de Pentecostés, rodeado de sus barones, era el tipo de fiesta que los normandos conocían y admiraban, y, como los normandos, el resto de los pueblos del occidente europeo. Cuando Arturo se enfrenta a los aliados de Roma (Grecia y Partía, Egipto y Babilonia), no deja de enfrentarse, para los lectores normandos, con los enemigos de una raza que ha conquistado Inglaterra, triunfado en Sicilia y combatido al emperador de Bizancio y a las hordas del Islam. De héroe folklórico Arturo ha pasado a ser el rey aglutinador de los ideales no sólo de la nación normanda, sino de todo el mundo occidental. Cuando es herido mortalmente en Kamblan, es trasladado a la isla de Avalón para restablecerse de sus heridas. Y allí sigue, muerto y vivo a la vez, en la penumbra feérica de un lugar imposible. Los celtas de Britania todavía aguardan su regreso para liberar a su patria del dominio extranjero.

Cerca de doscientos manuscritos de la
Historia regum Britanniae
se nos han conservado, incluyendo unos cincuenta que presentan el texto completo y dos fragmentos del siglo XII. Pronto hubo versiones galesas del original latino. El normando Wace la tradujo al francés con el nombre de Brut en 1155, texto del que deriva el Brut inglés de Layamon. Los escritores franceses de la segunda mitad del siglo XII se impregnaron del espíritu de Geoffrey. Citaré los
Lais
de Marie de France
[2]
y los romans courtois de Chrétien de Troyes
[3]
, seguidos en el siglo XIII por la
Vulgata artúrica
en prosa, compuesta fundamentalmente de tres largas novelas
[4]
. En Alemania, Wolfram de Eschenbach produjo su espléndido
Parzival
, y Hartmann de Aue sus
Erec
e
Iwein
. Sin la
Historia
de Geoffrey tampoco hubieran sido escritas en Inglaterra dos obras formidables:
Sir Gawain and the Green Knight
[5]
(siglo XIV). y la
Morte d'Arthur
, de Malory (siglo XV).

Holinshed se sirve generosamente de Geoffrey en sus
Chronicles
, surgiendo de ahí piezas como
The Tragedy of Ferrex and Porfex
, tragedia senequista de Sackville y Norton estrenada en 1562, o
El rey Lear
y
Cimbelino
, de William Shakespeare. Sin la
Historia regum Britanniae
, Lear no existiría. También utilizaron a Geoffrey autores de la categoría de Spenser, Milton (en su History of Britain, de 1670), Wordsworth (Artegal and Elidure, 1820) y Tennyson. Sin Geoffrey no habría existido literatura artúrica.